• ARIOSTO
  • ARIOSTO
  • ARIOSTO

Ariosto: Sabidurìa del hombre y generosidad de la naturaleza.

Quadro

Estamos a finales de los años 50 en los campos de la provincia de Reggio-Emilia. El que se corra la voz entre los clientes de un restaurante especializado en carne asada hace que su notoriedad crezca rápidamente: los clientes se entusiasman cada vez más. Pero, ¿cual es el secreto? Es la especial mezcla de hierbas con la cual el cocinero da sabor a la carne: una preparación típica de aquellas tierras, llamada ‘consa’, basada en ajo, romero, salvia y otras hierbas picadas muy finas. El propietario del restaurante, tras la comida, tiene también la buena costumbre de obsequiar a sus clientes un regalito, una porción de aquella deliciosa preparación que otorga un sabor único a sus platos.

 

Display

Esta iniciativa tiene tanto éxito que le anima a empezar una pequeña producción artesana y comercializarla con el nombre Ariosto, quizás por la cercanía de la casa natal del poeta Ludovico Ariosto además de por la asonancia con la palabra ‘arrosto’ (asado), el plato que ha dado origen a todo.

En los años siguientes, gracias al trabajo de Marco Gozzi, la empresa Ariosto ha desarrollado la difusión de la marca a nivel nacional así como en numerosos países del mundo, ampliando la gama de los productos, pero manteniendo, a pesar del paso del tiempo, la misma sapiente autenticidad de antaño.

De hecho aún hoy en día nuestros productos siguen siendo preparados de manera artesanal, en la base de las recetas originales, con materias primas certificadas y los más rigorosos controles higiénico-sanitarios.

Si todavía en nuestros días seguimos llevando a la mesas platos tan ricos de aromas y sabores invitantes, esto lo debemos a la sabiduría de un cocinero emiliano y a la generosidad de la naturaleza, los verdaderos ‘padres’ de Ariosto, el condimento más deseado para quien quiera conferir a sus platos ese ‘toque’ especial.